• RE-CORTA, adjudicataria de trabajos de perforación para Iberdrola

RE-CORTA, adjudicataria de trabajos de perforación para Iberdrola

RE-CORTA, Demolición Técnica, S.L. ha sido adjudicataria de la licitación publicada por Iberdrola para la realización de dos perforaciones de gran longitud, realizadas con utillaje diamantado sobre hormigón armado, en la Central Hidroeléctrica de Villarino, Salamanca.

Dentro de los trabajos que Iberdrola tiene previsto realizar en uno de los grupos de la C.H. Villarino, se engloba la sustitución de dos tramos de tubería de 4,50 m de longitud y 10″ de diámetro. Para ello será necesario realizar dos perforaciones de 320 mm de diámetro, introducir las nuevas tuberías de acero inoxidable, y rellenar el hueco existente con mortero sin retracción. Se prevé que la duración de los trabajos se situará en 14 días.

La Central Hidroeléctrica de Villarino es muy peculiar. Está situada unos kilómetros más al oeste, en Villarino de los Aires, de ahí que a esta infraestructura también se la conozca como Salto de Villarino. En esta localidad se construyeron los poblados de La Rachita y Santa Catalina para dar cobijo a los trabajadores.

Es una obra que, tanto en su diseño como en su concepción, derrocha «grandes dosis» de ingenio. No es un salto hidroeléctrico al uso en el que tenemos una presa y debajo de ésta los grupos turbinaalternador, que producen energía eléctrica aprovechando la máxima altura entre el nivel superior del agua en el embalse y la cota de desagüe de las turbinas. Conviene aclarar que en un salto hidroeléctrico, más importante que disponer de un gran caudal de agua, es que ésta esté disponible lo más alta posible, dado que la producción eléctrica es casi proporcional a la altura desde la que podamos hacer descender el agua.

En el caso de Almendra-Villarino, las turbinas no se encuentran a pie de presa, con lo que conseguiríamos una altura de 202 m; sino que tiene una toma de agua casi en la cota inferior y esta discurre por un túnel excavado en la roca de 7,5 m de diámetro y 15.000 m de longitud, que va descendiendo hasta conseguir una altura de 410 m, lugar donde se encuentran las turbinas, próximo al municipio de Villarino de los Aires. Esta galería casi al final se bifurca en dos de 5 m de diámetro y cada una de estas a su vez, en dos metálicas de 2,8 m, las cuales alimentan a cada uno de los cuatro grupos turbina-alternador; desaguando estos en el embalse de Aldeadávila, en el río Duero. Con esto se consigue obtener una altura de 410 m, con una superficie de embalse de sólo 8.650 ha; posiblemente para conseguir esa altura, en un salto convencional, se hubiese necesitado inundar la mitad de las provincias de Salamanca y Zamora.

Además los grupos turbina-alternador son reversibles y pueden funcionar como motor-bomba y dado que el caudal del Tormes no seria capaz de hacer funcionar la instalación, durante la noche, como hay excedente de energía en la red (debido a que se reduce el consumo e instalaciones generadoras como las nucleares no pueden parar) la central invierte su funcionamiento y bombea agua desde el embalse de Aldeadávila (Duero) en la parte inferior, al de Almendra (Tormes) en la parte superior. Es capaz de invertir el funcionamiento (producción de electricidad – bombeo) en un espacio de tiempo muy corto. Así aprovechamos una energía (la de la noche) que de otra forma estaría perdida, ya que por la mañana tenemos una cantidad de agua en el embalse superior (que el río Tormes no sería capaz de proporcionar) dispuesta para producir energía en las horas punta (horas de máxima demanda).